SOFÁS DE PIEL: CÓMO CUIDARLOS

Los sofás de piel presentan ciertas particularidades. El cuero es un material que aporta calidez a la estancia gracias a su elegancia. Además, presenta gran resistencia frente a roces y golpes. No obstante, tiene la desventaja de que cuando sufre daños deben de repararse de forma inmediata. De esta forma, evitaremos que el problema se expanda y se torne realmente irreparable. Tanto el cuero como la piel resisten a las quemaduras, por lo que la aparición de manchan serán debidas a suciedades o humedades.

Cómo cuidar tu sofa de piel

Desde el blog de Muebles Intermobel os damos algunos consejos para que vuestros sofás y sillones de piel luzcan como el primer día.

Sofás y sillones de piel sintética

Para un correcto mantenimiento y limpieza de los sofás o sillones de piel sintética, os damos aquí algunos consejos:

  • Pasar por la superficie del sofá o del sillón un paño de microfibra ligeramente humedecido en agua templada, todas las semanas.
  • Para las manchas hechas con tinta de bolígrafo, usar un paño humedecido con agua templada y un poco de alcohol.
  • Para las manchas de tomate, refrescos, chocolate, etc., usar un detergente con PH neutro.

Se debe recordar que, en todos los casos anteriores, se deberá secar la superficie que se haya limpiado. De esta forma, se evitarán futuras grietas o manchas de humedad que acabarán desluciendo estas piezas de decoración tan exclusivas.

Limpiar sofas de piel sintetica

Lo que se debe evitar:

En la medida de lo posible, evita realizar las siguientes acciones sobre tu sofá o sillón de piel sintética:

  • Frotar o rascar vigorosamente el sofá de piel sintética.
  • Aplicar betún o productos de contenidos químicos.
  • Aplicar aerosoles o ceras.
  • Secarlo al sol.
  • Aplicar espuma seca.

Sofás y sillones de piel natural

Como en el caso anterior, os damos unas pautas para limpiar y mantener de forma correcta tu sofá o sillón de piel natural:

  • Usar un paño húmedo muy suave, preferentemente de microfibra, para la limpieza habitual. En caso de muebles de cuero con colores claros, será indispensable que este paño sea de color blanco.
  • Hacer una limpieza en mayor profundidad dos o tres veces al año. Para ello, se pueden usar cremas y ceras para el tratamiento del cuero. Evitar siempre las costuras o las zonas en las que se hayan producido roces. Un producto que siempre funciona es la crema NIVEA.
  • Para disimular rasguños, se puede diluir crema de zapatos de un todo más claro que el sofá al baño maría. Después, se deberá aplicar con un pincel fino sobre el arañazo.
Mantenimiento de un sofa de piel natural

Lo que se debe evitar:

También hay ciertas acciones que no se deberán aplicar sobre los sillones y sofás de piel natural. Os mostramos algunas de ellas a continuación:

  • Exponer continuamente a los rayos de sol u otras fuentes de calor. Esto provocará que la piel natural pierda humedad con las altas temperaturas y tendirá a resecarse. Es recomendable una separación mínima de 60 cm de cualquier fuente fuerte de calor.
  • Utilizar disolventes (acetona, amoniaco, alcohol, …) o abrasivos para las manchas. Estos podrían alterar el estado del cuero.
  • Usar productos de bases oleosas, como los aceites de cualquier tipo. Estos pueden dejar acumulaciones en los poros del cuero, atrayendo la suciedad y favoreciendo la aparición de manchas.

¿Lo tienes claro?

Esperemos que estas pautas de cuidado de tu sofá de piel te hayan servido. En caso contrario, ponte en contacto con Muebles Intermobel, tu tienda de muebles en Valencia, y te resolveremos todas las dudas que te hayan quedado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *