TAPIZAR EL CABECERO DE LA CAMA

En la actualidad vuelve a estilarse el cabecero de la cama. Se ha convertido en una pieza esencial en los dormitorios actuales, sean del estilo que sean. Además, se consideran un detalle decorativo de gran elegancia.

Existe una gran gama de textiles que se usan para tapizar un cabecero de la cama. Es por ello que nos podemos encontrar desde polipieles de un color único, a telas con estampados y colores muy llamativos.

Hoy, en el blog de Muebles Intermobel, os enseñamos a tapizar el cabecero de la cama. De esta forma, conseguiréis un dormitorio mucho más personalizado.

Cabecero tapizado para tu dormitorio

Materiales

  • Tabla de madera o DM, con un grosor de 12 mm y del ancho de la cama, con una altura de 80 cm
  • Espuma de un grosor de 7 cm para forrar una cara del panel de madera
  • Floca
  • Tela o material para tapizar
  • Grapadora de gran potencia
  • Taladro, tacos, hembrillas u otro sistema de sujeción

Pasos a seguir para tapizar el cabecero de la cama

  1. Marcar en el tablero y en la espuma, la forma y el tamaño que le queramos ar al cabecero de la cama.
  2. Cortar el cabecero con la sierra de calar. Cortar la espuma con un cutter o unas tijeras.
  3. Redondear los cantos frontales del aglomerado con una lijadora y una hoja de lija de grano medio. De esta forma, evitaremos que la tela se dañe.
  4. Pegar con adhesivo de montaje el tablero y la espuma. A espumas más gruesas, mayor será también la comodidad del cabecero de la cama.
  5. Presentar en la parte posterior del tablero, las pletinas para colgar el cabecero en la pared. Marcar los puntos de fijación y perforar los orificios con el taladro, una broca y un tope de broca.
  6. Cubrir el conjunto con la floca y grapar al tablero, tensándolo bien para evitar la formación de arrugas.
  7. Cortar la tela con la que queramos tapizar el cabecero de la cama, y repetir el punto anterior.
  8. Cubrir la parte posterior del cabecero con una pieza de remate de tela rígida, que también irá grapada.
  9. Presentar las pletinas en su posición, fijarlas con unos tirafondos y cortar la tela que queda en los orificios de las pletinas con la ayuda de unas tijeras.

Resultado

Como resultado de los pasos anteriores obtendremos un cabecero de cama totalmente personalizado y hecho por nosotros mismos.

¿Os animáis a aplicarlo y renovar así vuestros dormitorios?